prensa Mardulce
 

Titulo: Una montaña de libros que se escaparán de las manos. Las novedades editoriales que promete 2012
Autor: Silvina Friera
Fecha: 04 de Febrero de 2012
Fuente: Página 12


Otro año da vuelta como una rueda pequeña. El tiempo vuela tan raudo que –a la ecléctica pila de libros que se acumulan donde sea para saldar viejas deudas– pronto se añaden las promesas de las editoriales con sus novedades, reediciones, obras completas o reunidas y hallazgos. La felicidad del futuro, la dicha anunciada de algunas páginas por venir, suele estar acompañada por una ligera melancolía. El primer título de la pila y el lector o la lectora –a veces– no se encuentran. En el camino, como casi siempre sucede, un deseo se cruza y posterga unas páginas por otras. Más allá de esa pequeña rencilla, resulta agradable abandonarse al sortilegio de lo imprevisto. Ficciones, ensayos, poesía y aledaños: 2012 anticipa un intempestivo concierto de voces, entre las que se destacan la de David Foster Wallace con una novela póstuma, un Samuel Beckett inédito en español, José Saramago y la novela que escribió a los 30 años y estuvo extraviada durante cuatro décadas; Mario Vargas Llosa y un texto en el que desgrana los males que aquejan a la sociedad; más del sueco Henning Mankell, de los norteamericanos Philip Roth, Paul Auster y Stephen King, del japonés Haruki Murakami.

El pelotón de autores y propuestas, además de imposible de abarcar, podría empachar. Por primera vez se publicarán los Cuentos Completos de Jorge Luis Borges, se viene la edición de las cartas de Julio Cortázar en cinco volúmenes; y la maquinaria de inéditos de Silvina Ocampo suministrará otro libro de cuentos. La poesía estará de fiesta con la edición de las Obras reunidas de Juan Gelman y la Poesía Completa de Olga Orozco. También habrá nuevos títulos de Luis Gusmán, Sylvia Iparraguirre, Andrés Rivera, Angélica Gorodischer, Eduardo Sacheri, Andrés Neuman, Rodrigo Fresán, Laura Alcoba y Patricia Ratto, entre otros autores. Y por fin, si la Justicia lo permite, los lectores podrán saborear el surtido de relatos de Roberto Fontanarrosa, Negar todo y otros cuentos.


De sueños y civilizaciones


Las peripecias de seis inquilinos en un edificio. De eso se trata Claraboya (Alfaguara), el texto póstumo de Saramago. El Premio Nobel de Literatura portugués mandó el manuscrito de esta novela a una editorial, pero nunca le contestaron. Cuando por las vueltas de la vida apareció en el archivo, el escritor autorizó a publicarla pero sólo después de su muerte. Algunos quizás extrañen al meláncolico inspector Wallander. Del padre de esta criatura, el sueco Henning Mankell, llegará Un ángel impuro (Tusquets), en la que narra la peripecia vital de una mujer sueca que llegó a dirigir un prostíbulo en el Africa de comienzos de siglo XX. En La cola de la serpiente (Tusquets), el escritor cubano Leonardo Padura entregará un nuevo caso del inspector Mario Conde. El rey pálido (Mondadori) es la novela póstuma de Foster Wallace; más de mil páginas tiene 22/11/63 (Mondadori), de Stephen King, en la que un hombre viaja por el tiempo para tratar de impedir el asesinato del presidente John F. Kennedy.

Si se promoviera un ranking con los mejores títulos de ficción, probablemente Sueño con mujeres que ni fu ni fa (Tusquets), de Beckett, la primera novela, que escribió en París en 1932, y que permanecía inédita en lengua española, esté entre los mejores. Vargas Llosa es apellido que suena siempre a polémica. Alfaguara lanzará en abril La civilización del espectáculo, ensayos en los que el escritor peruano aborda la creciente banalización del arte y la literatura, amén de la frivolidad de la política, entre otros tópicos. Paul Auster llegará a fines de marzo a estos pagos con su Diario de invierno (Anagrama), primero en formato e-book, como ya lo hizo en España, donde antes se vendió el libro digital y después el de papel. Pero además Seix Barral comenzará a reeditar ahora, en febrero, todos los títulos del autor de La trilogía de Nueva York en formato bolsillo. El nuevo libro de relatos de Murakami que Tusquets lanzará este año todavía no tiene título. Entre febrero y abril, Salamandra ofrecerá un par de platos principales para paladares exigentes, como la novela El traje gris, de Andrea Camillieri; la reedición de Las correciones, de Johnatan Franzen; Liberación, de Sándor Márai; y Jezabel, de Irène Némirovsky. Otra alegría del 2012 es la prometida edición de los Cuentos completos de Joseph Conrad. Pero habrá que cultivar la paciencia y esperar hasta julio para arrasar con los ejemplares que tengan en las librerías más cercanas.


Espiritistas,pasajeros y otras yerbas


Si el escritor y psicoanalista Luis Gusmán no existiera, habría que inventarlo. El más espiritista de los narradores argentinos vuelve en marzo con el libro de relatos La casa del Dios oculto (Edhasa). El grupo Planeta (que incluye los sellos Emecé y Seix Barral) lanzará nuevas novelas de Angélica Gorodischer, Andrés Rivera y Rodrigo Fresán. La socióloga Maristella Svampa publicará en abril su flamante ficción, Donde están enterrados los muertos (Edhasa). También en abril, por el mismo sello, llegará Los pasajeros del Anna C., de Laura Alcoba, la autora de La casa de los conejos, en la que narra la época en que sus padres viajaron a Cuba. Los fieles seguidores del entrañable mundo de Eduardo Sacheri ya pueden conseguir el nuevo título del escritor: Los dueños de la tierra (Alfaguara). El escritor Alejandro García Schnetzer deslumbró, hace cuatro años, con su brevísima y bella novela Requena (Entropía), sobre ese excéntrico personaje que frecuenta las tertulias de Buenos Aires a fines de la década del ’20 del siglo pasado. Ahora regresa con Andrade (Entropía), que transcurre en un solo día, el 29 de febrero de 1940. En el segundo semestre de 2012, Páginas de Espuma lanzará el último libro de cuentos de Andrés Neuman, Hacerse el muerto.


Las astillas de Malvinas


El menú que anticipan las editoriales independientes y pequeños sellos podría azuzar el insomnio de unos cuantos. A 30 años de la guerra de Malvinas, una novela se sumará a los debates que se están gestando. Trasfondo (Adriana Hidalgo), de Patricia Ratto, que a fin de mes ya estará en las librerías del país, es una ficción basada en una historia real: la campaña del submarino ARA San Luis. Ratto, escritora tandilense que en su anterior novela Nudos exploró tangencialmente las marcas de un ex combatiente que no quiere hablar de la maldita guerra, entrevistó a catorce tripulantes del ARA San Luis, submarino que actualmente se deteriora en un astillero de la Costanera Sur, pintado con antioxidante rojo, a la espera de ser convertido en museo flotante. En abril se reeditará, en consonancia con el aniversario de Malvinas, Las islas (Edhasa), de Carlos Gamerro; y el ensayo de Federico Lorenz, La guerra por Malvinas (Edhasa), que incluye un nuevo capítulo sobre la política del kirchnerismo.


Surtidos en el ojo


Cómo no celebrar que ahora nomás –en marzo– aparecerá la Antología esencial de Carlos Monsiváis, prologada por Juan Villoro. “Hasta ahora la obra de Monsiváis circulaba en Argentina de manera errática y fragmentaria”, explica Damián Tabarovsky, editor de Mardulce, a Página/12. “Era necesario un libro que compilara los textos claves de uno de los más grandes cronistas de lengua española de la segunda mitad del siglo XX.” El esperadísimo inédito del genial Roberto “Negro” Fontanarrosa, Negar todo y otros cuentos, Ediciones de la Flor, saldrá “cuando la Justicia rosarina lo permita”, dice el editor Daniel Divinsky. El libro póstumo del Negro hace tiempo que está terminado. Pero una orden judicial –originada a partir de la controversia por los derechos de autor entre el único hijo del escritor, Franco, y la última esposa, Gabriela Mahy– impidió que se publicara el surtido póstumo de fútbol, gastronomía, turismo y una historia de adulterio recíproco. Habrá una nueva audiencia de conciliación, antes de que se conozca la sentencia definitiva, el próximo 16 de marzo.

Algunos títulos funcionan como un anzuelo. Sangre en el ojo, la nueva novela de la chilena Lina Meruane, autora de Las infantas y reciente ganadora del Premio Anna Seghers, tendrá un multi-lanzamiento: en Chile lo hará Mondadori; en España, Caballo de Troya; y en Argentina y Latinoamérica, Eterna Cadencia. Una catedrática y escritora padece una enfermedad en los ojos y debe someterse a la maquinaria médica si quiere conservar su vista. Una serie de actos de supervivencia de la protagonista –-sobreviviente de la dictadura chilena y del atentado a las Torres Gemelas en Nueva York después, además de su propia enfermedad– trazan una reflexión sobre el valor de la mirada y su posibilidad de construir una memoria. En la recepción del Premio de Literatura Latinoamericana Juan Rulfo en 1998, Olga Orozco afirmó que “la poesía espera para sí misma la misteriosa gratificación de asir lo inasible y expresar lo inexpresable”. La publicación de la Poesía completa de Orozco (Adriana Hidalgo) será uno de los acontecimientos editoriales del año.


En las aguas del ensayo


¿Qué es una regla, si ella parece confundirse con la vida? ¿Y qué es una vida humana, si en cada uno de sus gestos, de sus palabras y de sus silencios ya no puede ser distinta de la regla? El nuevo libro del filósofo italiano Giorgio Agamben, Altísima pobreza. Reglas monásticas y forma de vida (Adriana Hidalgo), busca dar respuesta a estas preguntas a través de una apasionada relectura del monaquismo occidental, desde Pacomio hasta San Francisco. El texto reconstruye la vida de los monjes en su obsesiva atención a la escansión temporal y la regla, a las técnicas ascéticas y la liturgia. En Rebeldes y confabulados. Narraciones de la política argentina, Dardo Scavino parte de una hipótesis polémica: el discurso de “dos bandos contrapuestos” –empezando por anarquistas y fascistas, a principios del siglo XX–, el lenguaje y las metáforas que utilizan, son las mismas. Se reedita un clásico de la crítica Josefina Ludmer: El género gauchesco. Un tratado sobre la patria llegará a las librerías en estos días a través de Eterna Cadencia, sello que lanzará el muy esperado libro de ensayos de la escritora y crítica Sylvia Molloy sobre modernismo latinoamericano; un inédito en español de Philippe Lacoue Labarthe y Jean-Luc Nancy, El absoluto literario, la gran obra sobre el romanticismo alemán; y el último libro de Frederic Jameson, Valencias de la dialéctica. En el mes de febrero, en tanto, el sello Siglo XXI echará mano de su notable catálogo: de Eduardo Galeano se reeditarán Vagamundo y otros relatos y La canción de nosotros. También llegará a las librerías uno de los clásicos de Pierre Bourdieu: El sentido social del gusto. Y los que no leyeron Vigilar y castigar, de Michel Foucault, tendrán una nueva oportunidad.


Clásicos y excéntricos


Hay narradores secretos o de culto. La nomenclatura poco importa. Existe otra categoría más compleja aún: escritoras opacadas por la gigantesca figura del marido escritor. Otra perla del año editorial serán los cuentos inéditos en español y una obra de teatro de Jane Bowles –la esposa de Paul Bowles–, traducidos por Gabriela Bejerman. Tanto Truman Capote como Tennessee Williams y John Ashbery la consideraron una de las mejores y más subestimadas autoras norteamericanas. El triste fin de Policarpo Quaresma (Mardulce), de Lima Barreto, es un clásico del modernismo brasileño, novela publicada originalmente en 1911. La misma editorial también publicará El hijo del cielo, de Victor Segalen, novela de uno de los grandes excéntricos de la vanguardia francesa, “en una tradición que antecede al surrealismo, que pasa por Raymond Roussel y desemboca en autores contemporáneos como Jean Echenoz”, explica Tabarovsky.

En “Mi prójimo lejano”, un texto del filósofo y psicoanalista francés Jean-Bertrand Pontalis incluido en Al margen de las noches, se recuerda unas líneas de Richard Millet que vienen a cuento ante la proliferación de títulos para este 2012. “No escribo para alguien ni por una causa, mucho menos para un ‘público lector’, sino para un prójimo apartado, ese desconocido que tiene la gracia estremecedora de estar cerca de mí sin ser yo: el testigo invisible que justificará lo invisible.”

 

Titulo: En busca de la gran novela
Autor: Alfredo Jaramillo
Fecha: 22 de Enero de 2012
Fuente: Perfil


La presencia de Argentina como país invitado de honor en la Feria de Frankfurt 2010 fue un acontecimiento que involucró a editoriales, autores, agentes, medios de comunicación, traductores y al Gobierno nacional. Mucho, muchísimo se escribió en esos días, pero curiosamente poco se sabe de sus efectos y resultados. "Mardulce Magazine", una revista de ensayo y crítica cultural, hizo circular una encuesta entre editores extranjeros, de donde se desprende que las cosas no anduvieron como se esperaba.



El mes pasado, la flamante editorial Mardulce publicó en su revista digital Mardulce Magazine (www.mardulceeditora.com.ar/magazine) una encuesta a seis editores extranjeros que participaron de la edición 2010 de la Feria de Frankfurt. ¿El objetivo? Hacer, al decir de los dueños de casa, un "balance crítico" sobre la presencia argentina en la Feria, que hace ya más de un año tuvo a nuestro país como invitado de honor. Una tarea nada fácil si se tiene en cuenta, como afirma Brigitte Bouchard, editora de Les Allusifs, que Frankfurt se ha convertido en "un monstruo al que hay que domesticar".

Sin embargo, la pesquisa de algún modo lo consigue, y de un modo poco común: al darles voz a actores del campo editorial que rara vez pisan la Argentina, permite saltear la indulgencia en la que suelen incurrir algunos gestores de la industria local y producir un balance más honesto sobre la literatura argentina y sus condiciones de producción.

Todos coinciden en la menos cuatro aspectos: la importancia de las subvenciones a la traducción como forma de difundir autores argentinos en el extranjero; la idea de que Frankfurt sirve menos para conocer escritores que para hacer negocios; que el potencial de venta de nuestros autores sigue siendo poco relevante; y que todavía no apareció la "gran novela" que sacuda al mercado y ponga todas las miradas sobre nuestro país.

Para Corinna Santa Cruz, ex editora de la semana Suhrkamp, "lo presentado en la Feria no supuso una gran novedad", aunque destaca "fue impresionante ver cuántos escritores de tantos géneros se presentaron y cuántas traducciones al alemán había y cómo se entusiasmaron las editoriales alemanas". Santa Cruz considera que las historias "excéntricas, muy propias" que caracterizan a los autores argentinos pueden ser buenas para la literatura, pero no tanto para el mercado.
"Después de Frankfurt, muy pocos escritores argentinos han conseguido meterse dentro del grupo de autores conocidos por el gran público, los que realmente venden. Con tanto como tiene la literatura argentina para ofrecer, pienso que harían falta más "novelones", grande novelas como las que producen algunos autores norteamericanos, que unen la calidad literaria con las ganas de contar una historia a lo grande para así, posiblemente, llegar de manera triunfante a los mercados", afirma.

En este aspecto también coincidió Michi Strausfeld, de la también germana Fischer Verlag: "Los editores seguirán muy atentos a la producción nueva, buscando la gran novela, la próxima estrella literaria...pero sin duda lo harán con cautela".

Gustavo Guerrero, editor de Gallimard, destacó "el dinamismo y la calidad de la edición independiente" y se refirió a casos concretos como los de Katz, Adriana Hidalgo, y Eterna Cadencia. "De la literatura argentina hemos visto mucho este año en Europa, cosas buenas y a veces menos buenas como era de esperar. Pero lo más importante es que las hemos visto y esa visibilidad se debe en buena medida al programa de ayudas a la traducción que funcionó durante todo el año", evaluó.

Uno de los que fueron más claros a la hora de sincerar las expectativas de venta fue Henrich von Berenberg Verlag. "Las ventas son humildes, no sólo para nosotros sino para todas las editoriales. Pero ya que desarrollar un prestigio como editor de autores de lengua castellana provenientes de Latinoamérica es para nuestra editorial un punto fundamental, nos interesa tanto el éxito económico como el éxito y la repercusión pública". Berenger también elogió, como varios de sus colegas, la "amplia subvención" a las traducciones mediante el programa Sur, creado e impulsado por la Cancillería argentina.

Dominique Bourgois, de Christian Bourgois Editeur, coincidió en la dificultad de los autores argentinos para encontrar a sus lectores. "Ayuda, al menos, el hecho de que la literatura argentina tiene una larga tradición en Francia...¡Está presente al menos desde Callois", reflexiona con referencia al escritor y crítico literario francés que se refugió en la mansión de Villa Ocampo durante la Segunda Guerra Mundial.

Pero a grandes rasgos, las respuestas de los encuestados crean una atmósfera más bien entusiasta, aunque con matices. Como opina Strausfeld, "todo el continente americano había perdido mucho interés en los últimos diez años (y más), en todos los aspectos (política, cultura, literatura). Fue muy importante demostrar que esta falta de atención alemana (y europea) era un grave error: todo el continente vibra de energía, de creatividad, de pluralidad. Argentina -con más de setenta novedades publicadas en Alemania- fue una prueba sobresaliente de ello y ha impresionado a todos".
















 

Titulo: Que se vuelvan todos
Autor: Maximiliano Tomas
Fecha: 10 de Diciembre de 2011
Fuente: Perfil


A principios de 2008 y después de treinta años de trabajo, Beatriz Sarlo cerraba Punto de Vista, una revista fundamental para la literatura argentina. Desde entonces, hubo pocas publicaciones en papel que resistieron la aparente indiferencia de los lectores y el desplazamiento de los discursos: la clásica Diario de poesía, por ejemplo, referencia ineludible, y Otra parte, dirigida por Marcelo Cohen y Graciela Speranza. Signo de los tiempos, tal vez, los debates críticos se mudaron a la Web (Punto de Vista lanzó su sitio, que lleva el nombre de Bazar americano), y además de ciertos blogs surgieron espacios de lectura y reflexión como El Interpretador, Revista Planta, Prometheus y No Retornable, entre muchos otros. El soporte web tiene sus ventajas: circulación masiva, gratuidad y espacio ilimitado. El interpretador, dicho sea de paso, acaba de lanzar un número doble imperdible, dedicado a dos parejas de hermanos escritores (con entrevistas, textos inéditos y rescates): Leónidas y Osvaldo Lamborghini, David e Ismael Viñas. Y Otra Parte, que aparece trimestralmente, presentó en su última edición una serie de firmas notables: Rafael Spregelburd, Mariano Llinás, Pablo Schanton, Jorge Carrión y Claudio Iglesias.

Pero algo pasó en el medio (¿Una nueva puesta en valor de la cultura letrada? ¿El surgimiento de debates urgentes en torno al clima de época? ¿Una necesidad de reflexión a diez años de los sucesos de diciembre de 2001? ¿Dinero exedente de otras industrias volcado a la cultural?), y de repente hubo una masiva recuperación de viejas marcas extinguidas, que vuelven a exhibirse ya no sólo en Internet, sino en los quioscos: en muy poco tiempo se relanzaron las revistas Crisis, La Maga y El Ojo Mocho, apareció Orsai e incluso se comenta que Gabriel Levinas reeditaría, el año que viene, otra versión de la mítica El Porteño.

Como si fuera poco, la editorial Mardulce (que dirigen Gabriela Massuh y Damián Tabarovsky) lanzará en pocos días el primer número de Mardulce Magazine, revista de ensayo y crítica cultural, con textos de Juan Zorraquín, Daniel Link, Selva Almada, Leonardo Sabatella y el propio Tabarovsky. Lo más interesante de esta edición inaugural es una encuesta (¡un trabajo periodístico!) titulado “Frankfurt 2010. Un balance crítico”, acerca de la participación de la Argentina como país invitado de honor en la feria del libro alemana. Dos preguntas (¿Aprendió algo nuevo sobre la literatura argentina? ¿Qué evaluación tiene de ella, tanto en lo que hace a su calidad como a su posición en el mercado?) que responden editores de primera línea, como Corinna Santa Cruz (Suhrkamp, Alemania), Gustavo Guerrero (Gallimard, Francia), Heinrich Berenberg (Berenberg Verlag, Alemania), Dominique Bourgois (Christian Bourgois, Francia), Michi Strausfeld (Fischer Verlag, Alemania) y Brigitte Bouchard (Les Allusifs, Canadá/Francia). Todos coinciden en que en Frankurt no hubo sorpresas y que el programa Sur de subvención a las traducciones fue fundamental para la difusión de la literatura argentina en el mundo. Y también están de acuerdo en que hay, entre los libros y autores argentinos, mucho prestigio y sofisticación literaria, pero ventas más que modestas. Varios de ellos reclaman (¡la industria por la boca muere!), sobre todo, “grandes novelas”, “novelones” o “locomotoras” como las que producen algunos autores estadounidenses, es decir: uno o varios best sellers. Parece que allá, como acá, no es la buena literatura la que da de comer.

 

Titulo: El editor ¿cambió?
Autor: Diego Erlan
Fecha: 11 de Noviembre de 2011
Fuente: Revista Ñ, Clarín


Mientras reeditan "Teléfono ocupado" de Silvina Bullrich, la gente de Mardulce abre la terraza del lugar donde funciona (Bulner 978, 1º) para organizar una serie de charlas dedicadas al trabajo de la edición a diez años de diciembre de 2001. En la primera, el miércoles 16 de noviembre a las 19.30, Daniel Link, Pablo Katchadjian, María Pía López y Luis Chitarroni se preguntarán si en todos estos años algo cambió. Sabemos que cambiaron muchas cosas (y en la edición los cambios fueron radicales), pero se profundizará sobre estas cuestiones: si después de 2001 leemos o escribimos de la misma manera, o si acaso lo que se publica es lo mismo. De los blogs al libro digital y de las editoriales transnacionales a los sellos autogestionados, ¿cambió en algún aspecto la figura del editor? Para saber las respuestas deberemos asistir.

 

Titulo: Mardulce: nueva editorial
Autor:
Fecha: 06 de Setiembre de 2011
Fuente: Revista Los Inrockuptibles


Con la traducción del hasta ahora inédito en español Un año, de Jean Echenoz y la reedición de La ingratitud, primera novela de Matilde Sánchez, salió al ruedo Mardulce, un nuevo proyecto dedicado a la narrativa local y extranjera, y al ensayo. Este mes, llega a librerías Andamos huyendo Lola de Elena Garro, y El origen del narrador. Actas completas de los juicios a Flaubert y Baudelaire.

 

Titulo: Como botellas al mar
Autor: Florencia Parodi
Fecha: 12 de Agosto de 2011
Fuente: Blog de Eterna Cadencia


Le damos la bienvenida en la librería a la editorial Mardulce.

—Mardulce se ubica en el espectro incierto de una cultura que resiste.
Se suma otra editorial, en Buenos Aires, que se propone editar “por amor al arte” y porque entiende el libro como “un objetivo imprescindible”. Pero además este equipo editorial dirigido por Gabriela Massuh y Juan Zorraquín considera que la producción es más rica si en torno a los libros se abren otros espacios en los que estos circulan, se desarman y se debaten.

Mardulce tiene un plan anual de publicación con entre diez y doce títulos por año, en dos colecciones: Ficción y Ensayo. Este año tienen previsto editar seis libros; ya para 2012 la apuesta será alcanzar los doce. La intención es construir un catálogo que no sea previsible “pero que tenga, sin duda, cierta coherencia”, dicen. Se buscan literaturas inesperadas, con una mirada crítica sobre el lenguaje. Esto ya se percibe en la elección de los primeros autores: Matilde Sánchez, Jean Echenoz, Silvina Bullrich y Elena Garro. La colección de ensayo, en cambio, podría definirse por la negativa: no son ni ensayos académicos duros, ni de mercado; son ensayos de ideas, bien escritos, heterogéneos.

Este mes han presentado La ingratitud, de Matilde Sánchez y Un año, de Jean Echenoz (con traducción de Damián Tabarovski, que a su vez es Director editorial de Mardulce). En septiembre van a sacar dos libros especiales: Andamos huyendo Lola de la mexicana Elena Garro, una de las más grandes escritoras latinoamericanas del siglo XX que, sin embargo, hasta ahora nunca había sido publicada por una editorial argentina, y el primer ensayo: El origen del Narrador. Actas completas a los juicios de Flaubert y Baudelaire, un interesante libro que aborda el juicio en el que se funda la tradición de la modernidad literaria.

Algo para destacar es que cada año editarán tres o cuatro números de la revista digital Mardulce Magazine, una publicación de crítica y ensayo en la que tratarán temas literarios y culturales, con la intención de participar en debates públicos

—No se trata de un blog, sino de una revista cultural en formato virtual —dice María Zorraquín, que se encargada de la prensa y la comunicación de la editorial.

Con Mardulce Magazine sostienen en la práctica la línea de aquellos que piensan que una revista debe acompañar el trabajo editorial para impulsar lecturas y provocar diálogos en torno a ellas. En estos momentos el primer número está en preparación.

Cerca del verano, para coronar la visión integral de la tarea del editor, Mardulce inaugurará en la terraza de sus oficinas un ciclo de charlas que se va a llamar “Mardulce Terraza”. Como si faltaran razones para estar ansiosos por que llegue el verano.